Cambiando el rumbo de la producción textil

A pesar de todas las industrias de manzanas podridas que contribuyen a los gases de efecto invernadero, nadie piensa en la moda como uno de los principales culpables de causar estragos ambientales. Pero, de hecho, la fabricación de textiles es uno de los principales proveedores de daño a nuestro medio ambiente natural: solo los cultivos de algodón usan el 22,5% de todos los pesticidas en la producción y un promedio de 600 químicos contribuyen al ciclo constante de creación de ropa.

Hasta hace poco, nos comprometíamos felizmente con esta noción de desechar las prendas después de usarlas solo unas pocas veces. La «moda rápida» se refiere a la práctica posterior a la Revolución Industrial de producir una mayor cantidad de bienes de menor calidad y en ninguna parte, excepto en el comercio minorista, esta técnica derrochadora es tan evidente; elige cualquier blazer vintage hecho hace 40 años y es obvio que ningún suéter de H&M puede compararse con su maquillaje resistente.

Sin embargo, afortunadamente, las mareas cambiantes de hoy son parte de un clima social más amplio que, como el clima mismo, se está calentando hacia el cambio. La creciente conciencia global ha inspirado a las personas a mirar hacia atrás a las formas de la vieja escuela de honrar la calidad sobre la cantidad, y la industria de la moda no tiene más remedio que hacer lo mismo con un conjunto mejorado de prácticas para eliminar las piezas de vestuario del mundo.

Además de elegir materiales naturales como el bambú, el cáñamo y el algodón orgánico en lugar de fibras sintéticas como el poliéster y el nailon (que pueden tardar hasta 40 años en descomponerse), aquí hay tres formas en que la industria se está volviendo más ecológica:

H&M
vía H&M

tecnologías limpias

Una nueva ola de «moda ecológica» ha estado dominando la secta del estilo, abarcando marcas que se esfuerzan por incorporar y mantener prácticas de producción éticas y ambientales saludables.

Uno de los precursores de este movimiento es el minorista sueco H&M, que, entre otras iniciativas, prohibió el arenado hace un año e instaló iluminación de bajo consumo en muchas de sus tiendas, evitando así la emisión de 1.400 toneladas de CO2 a la atmósfera. H&M también, con Levi Strauss, Marks & Spender, Ikea y Adidas, formaron recientemente BCI (Better Cotton Initiative) en un esfuerzo concentrado para disminuir el uso de pesticidas agrícolas en la industria. Según su primer informe, ya ha habido una reducción significativa en el uso de pesticidas y un aumento en las ganancias netas de los agricultores (los productos químicos pueden representar hasta el 60 % de los costos de producción de un productor de algodón).

Transparencia

Compras navideñas de Occupy Wall StreetEn 2010, H&M lanzó una ‘Colección Consciente’ para hombres y mujeres y una colección de cosméticos orgánicos que recibieron una buena acogida, y su primer Informe de Sostenibilidad que detalla todos los esfuerzos ambientales y de derechos humanos establecidos para mejorar su perfil consciente, incluida la realización de 30,000 fábricas. pruebas químicas y cambio a adhesivos a base de agua en la producción del 90% de sus bolsos y aproximadamente 450.000 pares de zapatos.

A medida que aumenta la demanda de responsabilidad ambiental, más empresas están abriendo la bóveda para mostrar el peso de sus huellas de carbono. Puma, que estima que su impacto ambiental en 2010 rondará los $195 millones de dólares canadienses, está implementando un nuevo sistema de informes y valoración sobre sus emisiones de gases de efecto invernadero, uso del agua y la tierra, contaminación del aire y desechos, que estará en funcionamiento para 2015.

https://www.youtube.com/watch?v=AhaF4HZDm2Y

Opciones de compra alternativas

Tiendas vintage y de segunda mano, recompras en consignación, intercambios de ropa y reciclaje; sitios como Etsy brindan a los diseñadores independientes una plataforma para mostrar su trabajo al mundo.

La temporada navideña de 2011 comenzó con un .jpg viral instando al público a “Occupy Holiday St.” y compre con comerciantes independientes en lugar de grandes cadenas, y aunque los videos del Black Friday muestran que no todos están siguiendo la suite, el mensaje es claro: hay opciones alternativas para comprar con conciencia para este día festivo cargado de comercialismo.

La próxima vez que pase por una mesa de 3 camisetas por $10, piense en cuál es el precio que se paga en realidad.

Author: Cris

Apasionada del mundo de la ecología, escribo noticias en este blog para intentar mejorar el medio ambiente. Pasión por las plantas y la jardinería.

Deja un comentario