3 formas en que la energía solar está salvando los océanos del mundo

Los humanos hemos tenido efectos nocivos en los océanos del mundo. Desde la escorrentía industrial hasta los desechos plásticos, la actividad humana es uno de los principales contribuyentes al colapso del medio ambiente marino. Estos contaminantes no solo ponen en peligro la vida en los océanos, sino que también tienen un impacto directo en la salud humana.

Las tecnologías verdes emergentes y las perspectivas cambiantes sobre los desechos y la contaminación están mitigando ese impacto, y una de las tecnologías líderes es la energía solar. Aquí hay tres formas principales en que la energía solar está ayudando a los océanos del mundo a recuperarse.

La energía solar reduce la contaminación del aire

energía solar para aire limpio

Lo crea o no, la contaminación que va a la atmósfera tiene un impacto directo en los océanos del mundo. Esto sucede de varias maneras que han sido muy bien documentadas.

A medida que la contaminación del aire, como las emisiones de carbono, los vapores ácidos y otros contaminantes químicos, se dispersan en la atmósfera, tienen varios impactos en los océanos. El aumento de las emisiones de carbono ha provocado un aumento de las temperaturas globales, lo que en sí mismo es motivo de preocupación. Sin embargo, cuando el dióxido de carbono interactúa con el agua, produce ácido carbónico.

Cuanto más caliente está el agua, más fuerte es la reacción, lo que significa que se produce una mayor acidificación. Esto ha tenido un profundo impacto en la vida silvestre marina y la vida vegetal en todo el mundo. Esto se ve agravado por la precipitación ácida, que incluye otros productos químicos nocivos. El viejo adagio es cierto; todo lo que sube tiene que bajar.

Acidificación oceánica

La acidificación del océano se ha relacionado directamente con el blanqueamiento de los corales y el colapso de la población de peces en muchos biomas diferentes en todo el mundo. Al reducir la cantidad de contaminación del aire que bombeamos a la atmósfera, reducimos la carga sobre los ciclos naturales que mantienen el equilibrio que sustenta la vida tal como la conocemos.

El ciclo natural del carbono absorbe alrededor de 40 000 millones de toneladas de carbono al año, la mitad de las cuales son absorbidas por los océanos.

Al reducir nuestra dependencia de las fuentes de energía que producen carbono, estamos permitiendo que los procesos naturales del planeta hagan lo que mejor saben hacer. La energía solar no produce dióxido de carbono y se ha utilizado para reemplazar el gas natural en los calentadores de agua, el carbón en la generación de electricidad y está en camino de integrarse en otros aspectos de la actividad humana.

La energía solar reduce la contaminación del suelo

La energía del sol reduce la necesidad de extracción de recursos para el carbón y otros depósitos de carbono.

Al reemplazar las calderas de agua a gas, las plantas eléctricas a carbón y centralizar la generación de energía en municipios y hogares privados, la energía solar ha reducido la demanda que ponemos en nuestro planeta para proporcionar fuentes de combustible para nuestro consumo. Esto tiene un doble efecto.

Como se indicó anteriormente, quemar menos combustibles fósiles significa que no estamos produciendo tanta contaminación del aire. Además de esto, al reducir la demanda de materiales combustibles para la minería, la energía solar en realidad reduce los metales pesados ​​y otras toxinas que producimos como subproductos de esas industrias. Las arenas bituminosas de Athabasca, por ejemplo, donde se extrae betún canadiense, han producido vastos lagos de escorrentía tóxica.

Estos relaves se dejan reposar al aire libre, contaminando la tierra y el nivel freático que los rodea. Estas toxinas se filtran a través del nivel freático y fluyen hacia la cuenca del río Athabasca y hacia el Océano Ártico más allá. Si se permite este nivel de degradación ambiental en un país como Canadá, imagine los impactos que tienen operaciones similares en países con protecciones ambientales más débiles. Al reducir nuestra dependencia de la producción de combustibles fósiles, reducimos los impactos de los grandes proyectos de extracción como este.

Reducción de los desechos tóxicos globales

Esta no es la única forma en que la energía solar reduce la contaminación del suelo.

Al reducir nuestra dependencia de los productos petroquímicos y al presentar alternativas libres de riesgos a la energía nuclear y otras energías «limpias» que producen desechos tóxicos, la energía solar en realidad ayuda a reducir la cantidad de desechos tóxicos y combustible que se almacena, transporta y deja correr hacia el mesa de agua.

El Programa Ambiental de las Naciones Unidas estima que se producen aproximadamente 400 millones de toneladas de desechos tóxicos anualmente en todas las industrias. Son 400 millones de toneladas de residuos que deben eliminarse de forma segura y, a menudo, no se eliminan. Las fugas de combustible radiactivo, cenizas de carbón, lodos de petróleo y otros subproductos tóxicos a menudo se encuentran en las aguas subterráneas cerca de sus sitios de almacenamiento. Además, cuando se transportan estos subproductos, existe un gran riesgo de accidente que deposite esas toxinas en el agua.

Todavía se utilizan metales pesados ​​y productos químicos peligrosos en el proceso de desarrollo de la tecnología de células solares. Sin embargo, a diferencia de otras fuentes de energía, estos metales pesados ​​se mantienen seguros en las células solares como parte de su funcionamiento regular. De esa manera, la energía solar nos ofrece una forma de utilizar algunos de los subproductos de metales pesados ​​como parte de la solución a la contaminación.

La energía solar reduce la contaminación del agua

la contaminación del agua

Cuando pensamos en la contaminación del agua, el primer ejemplo que les viene a la mente a muchos es el derrame del Exxon Valdez a principios de la década de 1990. Si bien han ocurrido catástrofes similares desde que el Exxon Valdez se quemó en nuestra memoria colectiva, en parte debido a la gran atención que le dieron los medios.

Si bien los cargueros de petróleo que encallan en los océanos son una manera fácil de comprender la contaminación del agua, las realidades tienen un alcance mucho más amplio. Desde la energía nuclear hasta las aguas residuales, los seres humanos han estado tratando a nuestros océanos como un vertedero de basura durante muchas generaciones.

Si bien la energía solar no es una bala mágica para detener la contaminación, ha reducido nuestra dependencia de algunos de los tipos de producción de energía más destructivos.

Contaminación del agua por energía nuclear

Por ejemplo, la energía nuclear contribuye significativamente a la contaminación del agua. Aparte de la fuga de desechos radiactivos que llamó la atención del público a raíz de la fusión de Fukushima, la generación de energía nuclear en realidad usa agua como refrigerante en sus procesos regulares. Esta agua calentada se devuelve a las cuencas de los ríos, lagos y océanos después de su uso, pero debido a que se ha calentado en el proceso de enfriamiento de los reactores, puede causar serios problemas para el ecosistema que la rodea.

Incluso otras fuentes de energía renovables producen contaminación del agua. Las represas hidroeléctricas causan contaminación por metilmercurio, así como también interrumpen el flujo natural de los sistemas de agua. Los lubricantes de los generadores a menudo se encuentran río abajo y esta escorrentía química afecta la vida acuática. La energía solar no interactúa con el agua. Incluso las iteraciones más antiguas de la energía solar, que usaban vapor para hacer girar las turbinas, producían solo vapor de agua pura como escape.

Lo que puedes hacer

Al dirigir nuestros esfuerzos a la expansión de la generación de energía solar, reducimos los impactos que nuestra contaminación tiene en el planeta y permitimos que los ciclos naturales vuelvan a equilibrar las cosas.

Cambiar nuestros hogares a energía solar y presionar a nuestros gobiernos locales para que hagan lo mismo en toda la red creará la demanda que acelerará la transición. Cambiar a la energía solar no es el único paso que podemos dar, pero es uno de los mayores pasos que podemos dar para mitigar nuestro propio impacto en el clima. La mayoría de las regiones tienen proveedores de energía solar, y con las nuevas y mejores tecnologías disponibles, ahora es el momento adecuado para hacer el cambio.

El océano puede recuperarse si lo dejamos.

Author: Mireia López

Soy pedagoga, pero en mis ratitos me dedico a escribir y divulgar sobre temas tan importantes como la ecología, espero que os guste lo que tengo que decir en mis pequeñas aportaciones.

Deja un comentario

quince + siete =