15 hábitos cotidianos del ser humano que poco a poco están acabando con el medio ambiente

Se postula que solo toma 3 semanas para que un ser humano adquiera un hábito. Sin embargo, una de las principales preocupaciones sobre los hábitos humanos diarios es cómo está destruyendo lentamente el medio ambiente. Curiosamente, la mayor parte se debe a la ignorancia. Si bien algunos pueden parecer inocuos al principio, leerlos muestra cuán dañinos pueden ser algunos para el medio ambiente.

Desde conducir hasta cepillarse los dientes y desperdiciar alimentos, cada uno de nuestros hábitos está afectando el medio ambiente de una forma u otra. Todo lo que necesitamos son pequeños cambios en nuestro estilo de vida diario para reducir nuestro impacto de carbono en el medio ambiente. Aquí hay 15 hábitos diarios de los seres humanos que están matando lentamente el medio ambiente:

15 hábitos cotidianos del ser humano que están destruyendo el medio ambiente

1. Conducir

Conducir es uno de los principales medios que la gente prefiere para realizar sus actividades diarias. Sin embargo, con hasta 273,6 millones de vehículos motorizados solo en los Estados Unidos, el medio ambiente paga el precio en el costo de los humos producidos por los automóviles cuando queman gasolina.

Con tantas personas que poseen automóviles en otras partes del mundo, el efecto sobre el medio ambiente es gigantesco. Las personas deberían optar por compartir el automóvil o estar más dispuestas a utilizar el transporte público como medio de viaje para reducir la huella de carbono.

2. Eliminación incorrecta de pilas y tinta

Las baterías domésticas contienen rastros de mercurio y otras sustancias químicas tóxicas que dañan la vida silvestre y marina cuando se acumulan y se filtran en los ecosistemas de todo el mundo debido a una eliminación inadecuada. Los cartuchos de tinta, por otro lado, tienen un efecto más tóxico en el medio ambiente cuando no se desechan correctamente.

Cada año, millones de cartuchos terminan en los vertederos, lo que envenena el suelo y degrada aún más el medio ambiente. Estos productos químicos tienen la capacidad adicional de acumularse dentro de los animales (lo que se denomina biomagnificación), lo que significa que se transmiten a lo largo del ciclo de vida animal y las cadenas alimentarias y dañan cada vez más animales.

3. Uso excesivo de plástico

Los artículos a la venta en las tiendas se envasan principalmente en recipientes de plástico. Además de esto, la mayoría de las bolsas de transporte que se ofrecen en la caja registradora también son de plástico por naturaleza. Estadísticamente, los envases de alimentos representan casi el 70% de toda la basura y los desechos domésticos que eventualmente terminan en los vertederos.

El problema es que los plásticos son uno de los principales contaminantes del medio ambiente debido a su incapacidad para degradarse de forma natural teniendo un ciclo de vida que puede extenderse a milenios. Esto significa que a medida que más y más plásticos terminan siendo arrojados a los vertederos, la descomposición no se produce, lo que agrega valor a la tierra.

4. Tirar comida como basura

Mucha gente piensa que es una cortesía formal no vaciar completamente un plato durante una comida. Pero tirar comida es malo en el sentido de que es una necesidad básica a la que no pueden acceder las personas más desafortunadas. Tirar comida es aún peor para el medio ambiente porque se talan los bosques y se producen emisiones en el proceso de cultivo, transporte y procesamiento.

Además, si los alimentos de desecho no se eliminan adecuadamente, pueden provocar un aumento de la materia orgánica en las vías fluviales y otros entornos acuáticos que pueden aumentar el crecimiento de la proliferación de algas.

5. Usar papel

El papel es utilizado a diario por los seres humanos en diferentes formas. Los ejemplos incluyen el uso de toallas de papel en la cocina, pañuelos de papel en el baño y en los medios impresos para nuestras lecturas diarias. Independientemente de nuestro uso diario del papel, lo que los humanos pasamos por alto es que está hecho de árboles.

Dado que tiene un aumento constante en la demanda debido a nuestro estilo de vida y la definición alterada de higiene, estamos constantemente talando árboles para satisfacer las demandas del mercado. Por lo tanto, ha aumentado la cantidad de árboles para talar cada año contribuyendo persistentemente a la deforestación.

6. Agua hirviendo usando electricidad

Hervir agua para usar en la ducha o en la cocina para tu taza de café de la mañana es extremadamente ineficiente. La cantidad de energía que se utiliza para hervir agua con electricidad lo convierte en uno de los métodos más caros en comparación con el gas.

Las grandes cantidades de energía requeridas para traducirse en problemas en el extremo de producción de las cosas. Como se genera mucha electricidad a través de motores de carbón y diesel, aumentar la carga de energía mediante el uso de la caldera o la cafetera tiene un gran costo para el medio ambiente.

7. Lavarse la cara

La gente está usando jabones faciales que en su mayoría contienen microesferas exfoliantes de plástico, que los investigadores califican como un grave problema ambiental. Las perlas no se filtran durante el tratamiento de aguas residuales debido a su pequeño tamaño.

Cuando se liberan en cuerpos de agua, son tragados por peces y otros animales marinos que dañan su salud y podrían envenenar sus órganos o dañar sus branquias.

Las perlas también destruyen los sistemas internos del animal, ya que están hechas con el propósito de frotar durante el uso por parte de los humanos. Es la naturaleza abrasiva de la perla la que daña a los animales acuáticos.

sequía-barro-pluma-seco-naturaleza-ambiental-desastre

8. Comer carne

Uno de los gases de efecto invernadero más producidos en el mundo es el metano. Este gas atrapa el calor dentro de la atmósfera. Como postula la investigación, el mayor productor de gas metano es la ganadería. En este sentido, la producción de productos animales es un gran contribuyente de metano, un gas de efecto invernadero proveniente principalmente del estiércol animal y la fermentación entérica.

Al continuar con la demanda de productos cárnicos, los granjeros continúan aumentando la oferta de productos al tener más animales y, a su vez, generar más gases de efecto invernadero. Este ciclo genera más problemas para el medio ambiente. Se deben buscar fuentes alternativas de proteínas para proporcionar alimentos a las personas sin el costo ambiental que conllevan los alimentos cultivados.

9. Tirar de la cadena del inodoro

La descarga del inodoro utiliza un balde de agua para cada ciclo. Lo que es aún más devastador es que una vez que descarga el inodoro, el agua se convierte inmediatamente en agua negra y no tendrá ningún otro propósito hasta que se procese en la planta de aguas residuales. En consecuencia, el uso de agua de esta manera es muy ineficiente ya que solo usa agua individualmente, después de lo cual requerirá un nuevo procesamiento.

La mejor alternativa sería usar inodoros de compost. El uso de esta opción en lugar del agua es una buena alternativa ya que los residuos pueden ser utilizados para proyectos como la fabricación de estiércol.

Sin embargo, este salto puede ser demasiado grande para algunos y puede no ser factible en algunas regiones. Entonces, la alternativa podría ser reducir la cantidad de veces que se descarga el inodoro o la instalación de inodoros de baja descarga.

10. Cepillarse los dientes

Cepillarse los dientes es otro mal hábito humano porque contribuye al desperdicio de agua. Las técnicas de cepillado son especialmente ineficientes para conservar agua debido a que las personas dejan correr el agua mientras se cepillan los dientes. Esto puede consumir mucha agua a largo plazo.

Si bien cerrar el grifo durante el cepillado es una opción, la otra es utilizar técnicas de cepillado que no requieran el uso de agua. Varios brotes y hojas de hierbas se han utilizado a lo largo de los siglos para compensar el aliento viciado de las personas y brindar higiene dental y protección contra los gérmenes que causan las caries.

Un buen ejemplo es entre los Maasai de Tanzania y Kenia. Usan un arbusto conocido coloquialmente como el árbol del cepillo de dientes (salvadorapérsica). El tallo del arbusto se usa para limpiar los dientes y también sirve para brindar beneficios adicionales para la salud, ya que se asocia con remedios para las complicaciones derivadas del reumatismo y la tos.

11. Pasar tiempo frente a una pantalla (TV, móvil, ordenador)

Pasar la mayor parte de nuestro tiempo frente al televisor o cualquier otra pantalla es un hábito humano diario que agota la energía del dispositivo o requiere el uso de electricidad. Con casi 11 horas del día pasadas frente a algún tipo de pantalla, aumenta la carga de electricidad.

El remedio para esto es reducir la cantidad de tiempo dedicado al uso de dispositivos electrónicos para reducir la carga de electricidad que se coloca en la red eléctrica.

12. Gastos habituales

El consumismo es la compra constante y excesiva de bienes de consumo. Viene después de que se han satisfecho las necesidades básicas que permiten a las personas comprar artículos para el ocio o algún otro propósito. Este hábito aumenta la demanda de productos de consumo, lo que hace que el mercado produzca más al operar constantemente fábricas de producción.

Como resultado, existe un consumo de energía constante que afecta el medio ambiente, ya que implica la quema de combustibles fósiles y la producción de gases de efecto invernadero asociados a partir de entonces.

En un intento por evitar el gasto habitual, debemos reducir la cantidad de bienes que compramos para reducir la demanda y, por lo tanto, la oferta y producción de esos bienes. En última instancia, reducirá el procesamiento industrial y conservará el medio ambiente.

13. No reciclar

El último de los hábitos que arrasan el medio ambiente es no reciclar. Al no reciclar, enviamos demasiados recursos a los vertederos, como plásticos y vidrios. El reciclaje conserva energía y recursos al reutilizar bienes ya producidos.

Esto significa que la energía que debería haberse destinado a la producción de bienes completamente nuevos puede reutilizarse o conservarse.

14. Mantener encendidos los dispositivos electrónicos

Probablemente hayas oído hablar de él miles de veces antes, pero apagar los aparatos electrónicos cuando no están en uso hace una diferencia en el medio ambiente. No solo lo ayudaría a reducir su factura mensual de electricidad, sino que también ayuda a reducir su huella de carbono en el medio ambiente.

15. Compras en línea

Con las empresas de comercio electrónico ampliando su alcance cada año y la tecnología disponible para pedir artículos en línea cuando sea necesario, hoy en día las compras en línea se han vuelto terribles para el medio ambiente en muchos sentidos.

Las emisiones de los camiones que transportan artículos y el envoltorio de plástico de los artículos que van a los vertederos están creando algunos problemas graves que deben analizarse.

Referencias:

https://www.msn.com/en-in/health/diet/break-your-bad-environmental-habits-by-swapping-to-these-instead/vp-BB135Ew9

https://sciencing.com/human-activities-afect-ecosystem-9189.html

https://nhpbs.org/natureworks/nwep16b.htm

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario