11 formas inesperadas en las que dañas el medio ambiente en casa

Durante la última década, ha habido mucha conciencia sobre las diversas actividades que pueden y ayudarán a los humanos a conservar el medio ambiente. La principal preocupación ha sido el deterioro del medio ambiente, siendo los principales agentes causales las diversas formas de contaminación y la sobreexplotación de los recursos naturales.

La destrucción de la capa de ozono, la disminución de los niveles de agua y la desertificación, por ejemplo, son algunos de los impactos consecuentes de la contaminación y la sobreexplotación de los recursos naturales. A pesar de la concientización y las medidas implementadas para garantizar la promoción del medio ambiente, hay formas inesperadas en que las personas dañan el medio ambiente en el hogar. Este artículo muestra las 11 formas más comunes en que las personas, sin saberlo, dañan el medio ambiente..

1. Dejar el grifo abierto

Hay hábitos específicos que conducen al despilfarro de agua de los que quizás no seamos conscientes en casa. Muchas veces, se desperdicia mucho agua durante la ducha, ya que el agua se deja correr incluso cuando uno realmente no necesita usar el agua. Se experimenta un mayor desperdicio de agua cuando se lavan frutas y verduras donde se deja correr mucha agua mientras que se puede haber usado una cantidad mínima de agua.

Además, una actividad simple como cepillarse los dientes también conduce al desperdicio de agua. Mantener el grifo abierto mientras una persona se cepilla los dientes conduce a un gran desperdicio de agua. Puede parecer mínimo en ese momento, pero a la larga, el agua que se desperdicia es una cantidad significativa. Para conservar el medio ambiente, el agua del grifo debe usarse de manera óptima, por lo que debe haber un uso efectivo del agua para tareas específicas sin generar desperdicios.

2. Dejar las luces encendidas

Muchas son las veces que por las prisas por realizar una actividad o atender una llamada, las habitaciones se quedan con las luces encendidas. Y puede parecer bien, ya que solo será cuestión de segundos y volverás. Sin embargo, esos pocos minutos conllevan el consumo de una cantidad importante de energía que es insustituible.

Para evitar esto, no importa cuán corto sea el tiempo que uno tenga para salir de una habitación, las personas deben practicar apagando la luz hasta que necesiten luz. Además de esto, se pueden colocar notas de recordatorio en la pared cerca del interruptor para recordar a los ocupantes de las habitaciones que ahorren electricidad apagando las luces.

3. Dejar los aparatos electrónicos enchufados

A veces, cuando los aparatos electrónicos se dejan encendidos, digamos un microondas o un calentador de agua, consumen electricidad innecesariamente. Además de esto, existen usos injustificados de aparatos electrónicos que conducen a desperdicios como hervir demasiada agua en lugar del agua que se necesita.

Primero se debe estimar el agua necesaria usando un tazón o una jarra antes de usar un hervidor eléctrico. Esto no solo ahorrará electricidad sino que también reducirá el costo de las facturas. Del mismo modo, los aparatos electrónicos no deben dejarse durante la noche a menos que funcionen las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

4. Hábitos regulares de lavado

Este es uno de los hábitos más fáciles a los que la gente está acostumbrada. Al tirar de la cadena cada vez que uno va al baño, se desperdicia mucha agua. Lo que es más, hay elementos como las servilletas que se tiran por el inodoro que no se disuelven como los pañuelos de papel.

Conducen a obstrucciones y dañan el drenaje de residuos. La descarga reducida se puede mejorar mediante el uso de letrinas de pozo para evitar los baños internos. Además, se debe disuadir la deposición de materiales no solubles, así como el enjuague innecesario.

5. El uso de jabón antibacterial

La mayoría de los hogares usan jabón antibacterial para ducharse y para otras actividades de limpieza, como lavar la ropa. Puede parecer leve pero el uso de este jabón es una amenaza para el medio ambiente y sus alrededores. Se ha descubierto que este jabón contiene una sustancia química que constituye la composición del cloroformo, que se abre camino en las alcantarillas y, después del tratamiento, termina en los ríos, lo que contamina el medio ambiente. A la luz de esto, se debe fomentar el uso de jabón orgánico.

6. Dejar los monitores de las computadoras encendidos

Es mucho más fácil dejar la computadora portátil en modo de suspensión para simplemente voltear la tapa y la computadora portátil vuelve a encenderse. Sin embargo, los expertos en energía discrepan. Se ha descubierto que durante los modos de espera ocasionales que las personas ponen en sus computadoras portátiles, existe un consumo considerable de energía. Como tal, si la computadora ya no está en uso, en lugar de dejarla en espera, apagarla es una mejor opción para salvar el medio ambiente.

lavadora-lavadora-secadora

7. Lavandería

Esta es una práctica habitual que permite mantener la higiene con detergentes y otros productos de lavado. Estos detergentes son parte de una serie de productos químicos, algunos de los cuales son perjudiciales para el medio ambiente. El agua residual utilizada durante el lavado se dirige a las vías fluviales oa la tierra. Los productos químicos presentes en esta agua terminan contaminando las vías fluviales, lo que conduce a la muerte de la vida acuática.

Para el suelo, los productos químicos terminan corroyendo los nutrientes del suelo, lo que lo vuelve infértil y conduce a la degradación del suelo. Se ha visto que estos detergentes corroen la piel y causan enfermedades como el cáncer. La adopción de productos de lavandería naturales y orgánicos no solo conservaría el medio ambiente sino que también optimizaría la salud de las personas.

8. El uso de productos de higiene femenina

Es normal y recomendable que las damas mantengan una higiene adecuada. Sin embargo, el uso de productos de higiene supone una amenaza no solo para su salud sino también para el medio ambiente. El uso de toallas sanitarias es una gran amenaza dado que una toalla sanitaria equivale a cuatro bolsas de plástico.

Para evitar tal impacto al medio ambiente, entra en juego el uso de la copa menstrual, que es reutilizable y se puede lavar. Además, existen tampones hechos de fibra natural que no ensucian el medio ambiente.

9. Comer pescado de piscifactoría

El pescado es un manjar que la mayoría de la gente disfruta. Comido por su beneficio nutricional, se ha introducido la piscicultura para que el pescado esté más disponible. Sin embargo, no es muy seguro consumir tales pescados. Los peces silvestres están acostumbrados a comer algas marinas, peces más pequeños y otras materias verdes en el agua.

Los peces de piscifactoría no tienen ese lujo dado que se crían en un acuario. Se alimentan de alimentos hechos artificialmente que contienen antibióticos y varios componentes químicos. Si no se regula, el consumo de pescado de piscifactoría puede provocar problemas de salud.

10. El uso de productos de limpieza del hogar

Los componentes de los productos de limpieza del hogar difieren de un producto de limpieza a otro. Hay varios componentes químicos que, a pesar de limpiar de manera eficiente, tienen un impacto de deterioro en el medio ambiente. Estos componentes pueden estar expuestos al medio ambiente durante la fabricación, el embalaje o la eliminación.

Las toxinas de estos productos se lavan en las vías fluviales y algunas se integran en el aire, lo que daña la vida acuática que depende del agua, así como las comunidades que dependen de las vías fluviales contaminadas. Además, con la contaminación del aire causada, la capa de ozono continúa deformándose, lo que lleva a un mayor calentamiento global. Para solucionar esto, es fundamental apostar por productos de limpieza naturales y orgánicos que sirvan igual de bien que otros productos de limpieza.

11. Actualización de aparatos tecnológicos

Con la tecnología, existe un flujo dinámico que garantiza que se realicen mejores actualizaciones para impulsar los modelos más antiguos y mantenerse al día con la competencia. Esto plantea un desafío para los usuarios, ya que necesitan seguir obteniendo los modelos actualizados recientemente para mantenerse al día con las tendencias y la demanda del mercado. Esto se traduce en demasiados aparatos en la casa que no están en uso, lo que lleva a su eliminación.

En la mayoría de los casos, la eliminación de dichos aparatos se realiza de manera deficiente, lo que intensifica la cantidad de desechos en el compost. Para evitar esto, es más fácil actualizar el mismo dispositivo tecnológico de forma regular en lugar de obtener uno nuevo de vez en cuando. Una vez más, esto ahorra en gastos de gastos.

Crédito de la imagen: webandi, stevepb

Author: poweb

Diseñador web, siempre he querido poner mi granito de arena para la conservación del planeta. Lo intento con esta web y algunas otras.

Deja un comentario